viernes, 28 de marzo de 2014

ACOMPAÑAMIENTO EN LOS APRENDIZAJES ESCOLARES

Al poco tiempo de empezar a trabajar con madres en el asentamiento Los Piletones apareció el tema de la escolaridad de sus hijos desde varias perspectivas. La más  fuerte tenía que ver con las dificultades de los hijos en la escuela. En cierto momento explicitaron un pedido para generar un espacio de trabajo que funcionara como un “Apoyo escolar”. Más allá de las connotaciones semánticas de las palabras que daban y dan para una larga discusión (por ejemplo ¿apoyar a quién, qué cosa, cómo hacerlo sin reproducir?, etc.) tomamos la demanda de las madres y generamos un lugar en el sentido que le asigna Augé al término y en él venimos trabajando desde hace nueve años.
Discutíamos entonces sobre qué rupturas y qué continuidades debíamos establecer respecto a las prácticas de la escuela, cuál debía ser la naturaleza del apoyo a brindar, la relación de los padres con la escuela y con los aprendizajes de los hijos, nuestras limitaciones como equipo de trabajo etc., y lo seguimos discutiendo.
Trabajando con los adolescentes

Coincidimos en que el tránsito exitoso de los pibes en la escuela sigue siendo crucial para ellos por lo que trabajamos tratando de que puedan avanzar realmente en su escolaridad y mantenerse dentro de ella no a cualquier precio, sino con sentido. Es difícil.
Al mismo tiempo abrimos un abanico de opciones que tiene que ver con el conocimiento, el desarrollo y la expansión del horizonte material y simbólico de los niños, niñas y adolescentes con quienes trabajamos, y a su vez seguimos trabajando y seguimos discutiendo tratando de no ser ingenuos en lo que hacemos tanto como en los alcances y en las contradicciones de lo que hacemos. 
Después de visitar el museo de Bellas Artes


No hay comentarios:

Publicar un comentario