domingo, 25 de julio de 2010

INFANCIAS Y ADOLESCENCIAS EN SOLDATI







Los chicos de Soldati, nuestros chicos, los pibes de Soldati, son algunas de las formas en que nos referimos a ellos. Son niños, adolescentes y madres muy jóvenes que transitan por el espacio de algunos de los proyectos que desarrollamos allí. Son niños como cualquier niño, adolescentes como cualquier adolescente y madres jovenes como cualquier madre joven, pero también son diferentes. Su entorno material y simbólico esta marcado que las restricciones que resultan de la inequidad en aspectos centrales para el desarrollo humano y en otros secundarios, pero todos importantes. Viven en Villa Soldati, en la parte sur de nuestra ciudad donde la presencia estatal en términos de bienes culturales es escasa o nula, donde la salud no es una prioridad y la educación va dejando por el camino un tendal de heridos.



No obstante, lo perciban a o no, lo expliciten mejor o peor de acuerdo a su edad, a su capital cultural, a su ecuación personal, un deseo habita a nuestros pibes, y tiene que ver con el de hacer de su vida algo mejor. Esta tarea difícil, no vamos a negar la complejidad y la dificultad de mejorar un futuro incierto, es la que hace que estén allí todas las semanas porque confían en que hay otros que los esperan sólo para cumplir con el deber de hospitalidad que los viejos tenemos respecto a los nuevos, los que tenemos más respecto a los que tienen menos y los que somos menos débiles respecto a los que -por una injusta distribución de las oportunidades- soportan una dura situación de vulnerabilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario